Jaime I El Conquistador, muchos cráneos para un rey

Jaime I el Conquistador, fue rey entre 1208 y 1276. Tenía carácter, personalidad y cabeza para reinar durante más de sesenta años.

Tras su muerte, fue enterrado en el monasterio de Poblet, en Tarragona. En el siglo XIX el monasterio se profanó. El Estado se apropió de los bienes de la Iglesia en 1837.

Los restos de Jaime I fueron guardados en una caja de nogal mientras que lo demás fueron a guardarse a siete cajas de pino. Los huesos rescatados se trasladaron a la catedral de Tarragona. Allí estuvo hasta 1952, cuando los monjes de Poblet en Tarragona reclamaron los restos al monasterio. El ex presidente catalán Joan Raventós quiso secuestrar los restos de Jaime I, llevarse los restos en coche desde Poblet a Camprodon (Gerona) y luego cruzar la frontera por las montañas. Pero no funcionó.

En el traslado de los restos del monasterio de Poblet se organizó una comitiva fúnebre. Lo malo es que en el traslado había tantos huesos de reyes o reinas que era difícil de localizar los restos de Jaime I. Al localizarlo por fin, hubo otro problema, el cráneo no coincidía con el impacto de flecha que le causó la muerte a Jaime I, revolvieron entre el resto de huesos y encontraron un cráneo que era acorde al impacto de una flecha. A pesar de eso, en la tumba de Jaime I metieron el esqueleto y dos cráneos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: