San Vicente Mártir y su brazo quemado

Vicentius Hispanus o mejor conocido como San Vicente Mártir fue un religioso aragonés entre los siglos III y IV.

San Vicente fue perseguido, torturado y quemado por el emperador Diocleciano con el único fin de que renunciará a su fe.

A pesar de todo lo que le hizo el emperador a San Vicente, siguió vivo. Se cuenta que se le apareció un tipo de ángel que le felicitó por su grandísima fortaleza espiritual y supuestamente al ver dicha aparición, San Vicente murió en el acto o como dirían las personas más creyentes, morir de la emoción.

El brazo a la parilla de San Vicente fue a parar al obispo valenciano Teudovildo, este se llevó el brazo cada vez que viajaba hasta que el obispo murió en Italia y se quedaron ellos con el brazo. Fue de aquí para allá. Primero a Bari y luego a Venecia hasta que Valencia reclamó la extremidad del santo.

La Universidad de Padua antes de devolver el brazo a Valencia, lo estudió y las conclusiones fueron que no tenía dedo pulgar y la piel tenía un color significativo de quemado / carbonizado.

El brazo parillero fue a la fragata de la Armada Española y fue recibido con honores en el puerto de Valencia. Se le hicieron dos homenajes en dos días hasta quedarse en la Catedral de Valencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: