Los líos amorosos de la emperatriz Zoe

Zoe fue hija del emperador bizantino Constantino VIII. Nacida en 978 y fallecida en 1050.

Es popularmente conocida por sus llamativas relaciones amorosas. Estando su padre Constantino VIII a punto de morir, quiso casar a Zoe con el emperador Romano Argiros, solo había un pequeño problema, Romano ya estaba casado. Constantino VIII le obligó a divorciarse y casarse si o si con Zoe.

Llegado el momento del casamiento, Zoe tenía 50 años y Romano más de 60 años. Otro quebradero de cabeza fue la de tener hijos, intentaron con todos los métodos posibles, con hechizos, amuletos e incluso exorcismos pero nada funcionó.

Zoe se enamoró de Miguel, hermano de Romano. Al descubrirse la relación, fue un escándalo en la casa imperial. Se cuenta que una noche, Zoe llamó a Miguel para que le hiciera un masaje, Romano escandalizado por la supuesta infidelidad, preguntó a Miguel si estaba enrollado con Zoe, Miguel negó en rotundo.

Al fallecer Romano, se cree que fue envenenado, Zoe quiso casarse con Miguel. Miguel ahogado en la culpabilidad, confesó haber sido el amante de Zoe, dicho esto, se fue a un convento a hacerse monje, donde falleció.

Tras fallecer Miguel, Zoe ya tenía 64 años cuando se enamoró de Constantino Monomacos. Constantino estaba también casado y tenía también una amante. Zoe le propuso casarse con ella y mantener la relación con la amante. Se le instaló a Constantino en la casa imperial dos habitaciones, habitación derecha con Zoe y la izquierda para la amante Esklarena.

Esklarena falleció y Constantino se fue a consolar con otra. Zoe falleció a los 84 años, cinco años más tarde moría Constantino.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: