Historia y origen del café

Hace muchos años un pastor de cabras de Etiopía observaba que su rebaño masticaba las hojas de un arbusto provocándole a sus cabras una excitación peculiar, saltos y brincos por las noches.

El pastor cogió varias hojas de dicho arbusto e hizo una infusión, lo probó y se dio cuenta que no podía dormir. En otra ocasión hirvió las semillas, bebió y comprobó de nuevo que no podía coger bien el sueño.

Con las semillas mojadas, las secó y las puso en una sartén, en un despiste, vio como el color verdoso de las semillas iban tostándose a más oscuro, totalmente negro. Luego las hirvió y el resultado fue sorprendente ya que el sabor era mucho mejor.

Esta práctica se fue extendiendo por Etiopía y después a Arabia. Se hizo muy popular en Arabía el tomar café, incluso hubo personas que lo consideraron pecado. Las autoridades religiosas islámicas lo llegaron a prohibir el uso del café, desaconsejándolo por completo y llevándolo a debate. Sin embargo, los fieles no hicieron caso y siguieron consumiéndolo.

En Europa, el café llegó a Venecia y Viena. Al principio a los vieneses no les gustó por el poso del café turco. En Venecia el café se tomaba como medicamento para temas digestivos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: